Diócesis de Facatativá

Cundinamarca-Colombia

Buscar

Soy misericordioso cuando sufro con paciencia los defectos del prójimo

Adulto Mayor

Job es el paradigma de la paciencia, tal como se recuerda: “Hubo un hombre en la tierra de Uz llamado Job, y era aquel hombre intachable, recto, temeroso de Dios y apartado del mal” (Jb 1, 11). Este hombre dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. El señor dio y el señor quitó; bendito sea el nombre del Señor” (Jb 1, 21) y “Como habla cualquier mujer necia, has hablado. ¿Aceptaremos el bien de Dios y no aceptaremos el mal?”. En todo esto Job no peco con sus labios” (Jb 2, 10). En la carta de Santiago se habla de la famosa “paciencia de Job) precisando que es expresión de la misericordia del Señor: “Miren: nosotros proclamamos dichosos a los que tuvieron paciencia. Han oído hablar de la paciencia de Job y ya saben el final que le concedió el Señor, porque el Señor es compasivo y misericordioso”. (St 5, 11).

Ahora bien, la paciencia de Jesús nos permite ver que, lejos de ser implacable con los pecadores, era tolerante: “Su padre celestial hace salir el sol sobre malos y buenos” (Mt 5, 45). Esta paciencia, al igual que el amor, es “fruto del espíritu”, madura en la prueba y genera constancia y esperanza que no defrauda jamás. Por esto el Himno paulino del amor proclamará que: “el amor es paciente y todo lo soporta” (1Co 13, 1-13.4.7).

Con este texto, debe tenerse en cuenta que “la paciencia es un arte”: soportar pacientemente y de forma libre y amorosa una relación con quien quizá es fastidioso, antipático, aburrido, lento o desprovisto es algo que va en la línea del amor al enemigo. Además, es un arte si es actitud nos lleva a una reflexión que nos permita descubrir lo que en nosotros es molesto e insoportable tanto para nosotros mismos como para los demás. Dios en Cristo nos ha soportado pacientemente amándonos en forma incondicionada, y nos recuerda siempre: “Sean Buenos, comprensivos, perdónense unos a otros como Dios los perdonó en Cristo” (Ef 4, 32)

Plantón por la Familia 2016

Plantón por la Familia

El pasado 10 de agosto, se realizó con éxito en gran parte del territorio nacional el Plantón por la Familia Original, manifestación en la que se reunieron miembros de todas las iglesias cristianas, padres de familia, educadores y alumnos con el objetivo de defender el derecho que tienen los padres para educar sexual y moralmente a sus hijos de acuerdo con sus principios y valores y rechazar la pretensión de imponer en la educación infantil la ideología de género.

La diócesis de Facatativá participo activamente en Funza, Mosquera, Facatativá, el Rosal y Guayabal de Siquima.

La experiencia de la unión entre iglesias cristianas para defender unos valores comunes fue enriquecedora.

Unidos podemos hacer más y mejores cosas.

Retiro de Religiosos

Retiro de Religiosos

Los religiosos de la Diócesis de Facatativá, se reunieron el pasado 6 de Agosto en el Monasterio del Rosal, para hacer un retiro espiritual, que fue dirigido por el P. Víctor Martínez, S.J. Con el tema de la misericordia.

También se aprovechó el espacio para difundir las conclusiones de la XCIX Asamblea plenaria del episcopado colombiano, para impulsar el valor de la vida consagrada y fortalecer la comunión eclesial en las jurisdicciones eclesiásticas del país. A cargo de la hna. Rosanyela Buitrago, Hija de la Inmaculada.

Y una síntesis del Congreso Misionero desarrollado en Bucaramanga, a cargo del Hno. William Benedictino.

El retiro se concluyó con la celebración eucarística y el almuerzo fraterno.

Mensaje de la Conferencia Episcopal de Colombia sobre la situación migratoria en la Zona del Urabá

Migrantes

  1. Ante la dolorosa situación del grupo de inmigrantes, cada vez más numeroso, que ha venido llegando a la Zona de Urabá, los pastores de la Iglesia manifestamos nuestro dolor y honda preocupación por las dificultades y sufrimientos por los que están atravesando tantos hermanos y hermanas, provenientes de diversos países, especialmente de Cuba y Haití.
  2. Con las mismas palabras del Papa Francisco, recordamos a los colombianos que "los inmigrantes son nuestros hermanos y hermanas que buscan una vida mejor lejos de la pobreza, del hambre, de la explotación y de la injusta distribución de los recursos del planeta ... "; que debemos mirarlos "no solamente en función de su condición de regularidad o de irregularidad, sino sobre todo como personas que, tuteladas en su dignidad, pueden contribuir al bienestar y progreso de todos" (Mensaje para la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado 2016).
  3. Reconocemos y agradecemos los ingentes esfuerzos de la Diócesis de Apartadó para acoger y atender, en cuanto le es posible, las necesidades más urgentes de estos inmigrantes.
  4. Exhortamos al pueblo colombiano a acabar con cualquier forma de indiferencia frente a esta situación migratoria que, por el contrario, debe interpelar nuestros modos de vida e impulsarnos a la acogida y a la solidaridad.
  5. Leer más...

Subcategorías