Diócesis de Facatativá

Cundinamarca-Colombia

Buscar

Papa invita a hacer obras de misericordia

cuaresma

El Vaticano presentó el mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma de este año con el título «“Misericordia quiero y no sacrificio” (Mt 9,13). Las obras de misericordia en el camino jubilar».

En el texto, el Papa Francisco asegura que a través de las obras de misericordia se puede mostrar al prójimo el amor de Dios, capaz de transformar “el corazón del hombre haciéndole experimentar un amor fiel, y lo hace a su vez capaz de misericordia”.

“Es siempre un milagro el que la misericordia divina se irradie en la vida de cada uno de nosotros, impulsándonos a amar al prójimo y animándonos a vivir lo que la tradición de la Iglesia llama las obras de misericordia corporales y espirituales”.

Además, explica que la Cuaresma “es un tiempo favorable para salir por fin de nuestra alienación existencial gracias a la escucha de la Palabra y a las obras de misericordia”.

El Pontífice indicó que “mediante las corporales tocamos la carne de Cristo en los hermanos y hermanas que necesitan ser nutridos, vestidos, alojados, visitados, mientras que las espirituales tocan más directamente nuestra condición de pecadores: aconsejar, enseñar, perdonar, amonestar, rezar”.

“La misericordia de Dios, en efecto, es un anuncio al mundo: pero cada cristiano está llamado a experimentar en primera persona ese anuncio” y por eso en la Cuaresma “enviaré a los Misioneros de la Misericordia, a fin de que sean para todos un signo concreto de la cercanía y del perdón de Dios”, explica el Papa.

Sobre las llamadas obras de misericordia, el Papa pide reflexionar durante este Año Santo porque es un modo de “despertar nuestra conciencia, muchas veces aletargada ante el drama de la pobreza, y para entrar todavía más en el corazón del Evangelio, donde los pobres son los privilegiados de la misericordia divina”.

En el Mensaje, el Papa también manifiesta la existencia de personas que se creen ricas pero en realidad son pobres. “Esto es así porque es esclavo del pecado, que lo empuja a utilizar la riqueza y el poder no para servir a Dios y a los demás, sino parar sofocar dentro de sí la íntima convicción de que tampoco él es más que un pobre mendigo”.

“Y cuanto mayor es el poder y la riqueza a su disposición, tanto mayor puede llegar a ser este engañoso ofuscamiento”, afirma.

A su juicio, este ofuscamiento lleva a un “soberbio delirio de omnipotencia en el cual resuena siniestramente el demoníaco ‘seréis como Dios’, que es la raíz de todo pecado”.

“Ese delirio también puede asumir formas sociales y políticas, como han mostrado los totalitarismos del siglo XX, y como muestran hoy las ideologías del pensamiento único y de la tecnociencia, que pretenden hacer que Dios sea irrelevante y que el hombre se reduzca a una masa para utilizar”, advierte el Pontífice.

“Y actualmente también pueden mostrarlo las estructuras de pecado vinculadas a un modelo falso de desarrollo, basado en la idolatría del dinero, como consecuencia del cual las personas y las sociedades más ricas se vuelven indiferentes al destino de los pobres, a quienes cierran sus puertas, negándose incluso a mirarlos”.

El Papa también señala que “a través de este camino también los ‘soberbios’, los ‘poderosos’ y los ‘ricos’, de los que habla el Magnificat, tienen la posibilidad de darse cuenta de que son inmerecidamente amados por Cristo crucificado, muerto y resucitado por ellos”.

- Ver más

Visitar a los enfermos es la primera obra de misericordia corporal.

Visitar a los enfermos

"Soy misericordioso cuando visito a los enfermos"

En el Nuevo Testamento aparece una forma típica de visita a los enfermos, en la que se articulan tres momentos: la visita, la oración y el rito; este último tiene dos formas: la imposición de manos o la unción con aceite. Así, en los Hechos, Lucas narra la acogida de Pablo en la casa de Publio, y en la carta de Santiago se afirma que se debe llamar a los presbíteros cuando alguien está enfermo. He aquí estos dos textos:

El padre de Publio estaba en cama con fiebre y disentería; Pablo entró a verlo y rezó, le impuso las manos y los curó (Hch 28, 8) ¿Está enfermo alguno de ustedes? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que recen por él y lo unjan con óleo en el nombre del Señor. La oración hecha con fe salvará al enfermo y el señor lo restablecerá; y si hubiera cometido algún pecado, le será perdonado (St 5, 14s)

Este último texto ha sido considerado por la tradición cristiana como la base y el germen bíblico de la unción de los enfermos, insinuado ya en la misión de los Doce, donde “ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban” (Mc 6,13). El Concilio Vaticano II, en Lumen Gentium explica este sacramento así:

Con la sagrada unción de los enfermos y la oración de los presbíteros, toda la Iglesia encomienda a todos los enfermos al Señor sufriente y glorificado para que los alivie y los salve. Incluso los anima a unirse en la pasión y muerte de Cristo. (cf. Rm 8,17; Col 1, 24; 2Tm 2,11s; 1P 4,13) y a contribuir, así, al bien del pueblo de Dios” (LG 11)

Otras citas bíblicas que pueden servir para reflexionar sobre la importancia de visitarar a los enfermos y a orar por ellos especialmente el 11 de febrero que es la Jornada Mundial de Oración por los Enfermos.

Eclesiástico 7, 35 “No dejes de visitar al enfermo, porque con estas obras te harás querer”

Mateo 25, 36b “…estaba enfermo y me visitaron…”

Job 21,2 “Escuchen atentos mis palabras, denme si quiera este consuelo”

SOY MISERICORDIOSO CUANDO CORRIJO CON AMOR AL QUE SE EQUIVOCA

corregir

La tercera obra de Misericordia Espiritual es: Corregir al que se equivoca.

Jesucristo es el rostro de la Misericordia del Padre

Esta obra de misericordia está inspirada en el texto de San Mateo, cuando trata de los conflictos en el seno de la comunidad.

Si tu hermano peca contra ti, repréndelo estando los dos a solas. Si te hace caso, has salvado a un hermano. Si no te hace caso, llama a otro o a otros dos, para que todo el asunto quede confirmado por boca de dos o tres testigos. Si no les hace caso, díselo a la comunidad, considéralo como u pagano o un publicano. (Mt 18, 15-17; Tm 3, 10).

La cuestión de la corrección fraterna está presente en el Nuevo Testamento, y en su uso, se percibe un notable realismo. En este sentido, pues, conviene notar que la corrección debe realizarse no como un juicio, sino como un servicio de verdad y de amor al hermano ya que se dirige al pecador no como un enemigo, sino como un hermano, para poder obtener el resultado de reconducir a la vida a un hermano que se estaba perdiendo.

Esta corrección fraterna se ejerce con firmeza, pero sin asperezas, sin humillar el que es amonestado; un joven la puede reprender a un anciano, pero con conciencia de su condición. Es verdad, además, que ninguna corrección resulta agradable en el momento, sino que duele; pero luego produce fruto apacible de justicia a los ejercitados en ella.

La corrección fraterna exige discernimiento: escoger el momento oportuno: escogerla de forma que crezca y no disminuya la estima que el hermano tenga de sí mismo. Evitar que sea la única manera con la cual uno se relacione con aquel hermano; ejercerla sobre cosas verdaderamente esenciales; tender a liberar y no tanto a juzgar y condenar; corregir sabiendo que uno también es pecador y necesitado de corrección. Si todo esto acontece, la corrección fraterna que sugiere esta obra de misericordia podrá dar fruto de paz y de bendición.

La Pastoral Misionera de la Diócesis propone que en las parroquias se promueva y fortalezca el comité de bienvenida en las eucaristías con el fin de educar a los feligreses para que no utilicen el celular, no coman en el templo, no lleven mascotas etc.

Celebración Eucarística

La Presentación del Señor

La Diócesis de Facatativá, tiene el gusto de invitar a todos sus fieles a participar de la celebración Eucarística el 2 de febrero a las 4:00 p.m día de la Presentación del Señor, con motivo del cierre del "Año de la Vida Consagrada". Acompañemos a todos los religiosos y religiosas agradeciendo al Señor, por haber bendecido nuestra Diócesis con su presencia.

Por favor llevar velas para el signo de luz.

OBRAS DE MISERICORDIA:

Las obras de misericordia se dividen en dos grupos las corporales y las materiales, cada grupo contiene 7 obras de misericordia.

Obras de misericordia corporales:

  1. Visitar a los enfermos
  2. Dar de comer al hambriento
  3. Dar de beber al sediento
  4. Dar posada al peregrino
  5. Vestir al desnudo
  6. Visitar a los presos
  7. Enterrar a los difuntos

Las 7 obras de misericordia espirituales son:

  1. Enseñar al que no sabe
  2. Dar buen consejo al que lo necesita
  3. Corregir al que se equivoca
  4. Perdonar al que nos ofende
  5. Consolar al triste
  6. Sufrir con paciencia los defectos del prójimo
  7. Rezar a Dios por los vivos y por los difuntos.

En el año Jubilar de la Misericordia, en la Diócesis reflexionaremos mensualmente una o dos obras de misericordia y trabajaremos por incorpóralas a la cotidianidad de la vida.

Los invitamos a estar atentos a cada reflexión por medio de esta página de Internet, en las acciones significativas que se promueven en la parroquia y en cada uno de los grupos de pastoral de la Diócesis, para que todos hagamos vida la Misericordia de Dios.

Compromiso social

biodisel

La Diócesis de Facatativa; reconoce el compromiso social de la Empresa BIODISEL DE PALMA "BIO D", que gracias a su aporte económico a traves de la Pastoral Caritativa y Social; se han consolidado diferentes proyectos de atención y desarrollo con la población Infantil "Movimiento Sembradores de Paz" y grupos de Adulto Mayor del municipio de Facatativa.

Subcategorías