Diócesis de Facatativá

Cundinamarca-Colombia

Buscar

La sede de la Nunciatura Apostólica en Colombia fue testigo de un acto de reconciliación donde víctimas, exactores de la violencia, sacerdotes y profesionales de diferentes áreas, abrieron su corazón con el fin de sanar heridas, recuperar la dignidad y encontrar el perdón.

Este acto, realizado en el marco del año de la misericordia, contó con la presencia del nuncio apostólico en Colombia, monseñor Ettore Balestrero; el señor cardenal, Rubén Salazar Gómez y un grupo representativo de laicos de la fundación “víctimas visibles”.

Durante la celebración de la eucaristía, el cardenal Rubén Salazar manifestó que el perdón, la reconciliación y la paz, no se aprenden de la noche a la mañana.

“Lo que sí tenemos que estar concordes es en la búsqueda sincera de la paz, el acuerdo es mucho más que un acuerdo de paz. Es crear en nuestras instituciones un verdadero sentido de fraternidad y de solidaridad”, aseguró el cardenal.

Por su parte Monseñor Balestrero manifestó que estos actos conmovedores son un camino de preparación para la venida del Papa Francisco.

video Respecto a los que aún siguen en la guerra, el prelado aseguró que tanto el ELN como las Farc necesitan montarse en el tren de la paz para que se logre una verdadera institucionalidad en el país.

Finalmente y como un ejemplo de sanación, perdón y apertura a una nueva vida se presentó el testimonio del hoy Mayor General (R) de la Policía, Luis Herlindo Mendieta Ovalle, quien estuvo secuestrado por las FARC durante 12 años.


Ver mapa más grande